• María

Ser emprendedora

Actualizado: 14 de sep de 2019

Seguramente eres o a pasado por tu mente, en algún momento, ir por el famoso, gran y muy esperado camino del emprendimiento y si te encanta la comida, quizás, el poner un restaurante, un café o una pastelería es tu sueño o hasta probablemente te encuentres o conozcas a alguien en las mismas que yo hoy.

Mi camino no comenzó ayer. Tengo desde que recuerdo buscando, vendiendo y haciendo. Pero siempre, chistoso, enfocada en alimentos.

Soñaba de chiquita en tener mi propio restaurante de mariscos que llamaría Sol y Mar pero poco a poco fui encaminándome en la repostería, sobre todo después de odiar pelar camarones y oler a pescado.

Oficialmente comencé este camino a finales del 2016 (si no conoces la historia te invito a que la leas en www.mariafortunata.com) y digo oficial porque fue cuando se convirtió en mi plan de vida.

Comencé trabajando bajo pedido como muchos, y hoy, gracias al esfuerzo y sobre todo a los inversionistas que creyeron en mi proyecto, abrimos el primer local de María Fortunata, ¡EPA! ¡Por muchos locales más!

Y que te puedo decir, es toda una odisea esto del emprendimiento, no es color de rosa, pero seguro llega a ser tu color favorito.

Recuerdo cuando trabajaba pensaba (perdón si mi ex jefe lee esto), que padre ser el dueño, llega y se va cuando quiere, chingón, y yo aquí matándome 12 hrs o más diarias en vez de que el este aquí ayudándonos para sacar adelante SU negocio. Esa, con la pena, era mi mentalidad mucho antes de emprender de lleno, de vivir lo que es realmente abrir un negocio y de darme cuenta que si el negocio cierra te quedas sin trabajo, aunque seguro me pasaba la mente que la vida continuaría como siempre lo hace. La realidad, es que la mayoría piensa como yo lo hacía, lo se porque lo estoy viviendo (a pesar de que yo si le echaba kilos y al final de ser necesario trabajaba 24 hrs porque me gustaba lo que hacia).

Ser emprendedora hasta ahora para mi a significado que tengo que hacer unas mil cosas y que ahora que hemos crecido más, tengo que aprender a delegar aún más.

He aprendido que es más valioso el tiempo que dedicas a crear, a vender, a crear contactos, a mejorar día con día el negocio para que crezca más y más que lavar platos o hacer la producción o hacer cosas que al final ya sabes hacer porque tu estuviste ahí en un inicio, porque tu empezaste, porque tú eres el líder y el del negocio y si eres como yo, empezaste de cero. A veces tus empleados pensarán que no haces nada, que pierdes tiempo o lo que sea que piensen, mientras realmente, si tu dejas de trabajar, el negocio se acaba, se muere, no funciona.

Entonces cuando yo creía que mi jefe se iba de parranda, realmente lo que estaba haciendo era: sobrevivir. Sacar adelante su negocio porque nadie iba a hacer cuentas por él, nadie iba a a elegir los ingredientes perfectos o a traer nuevas ideas al negocio, nadie iba a venir a tocar la puerta a ver que era lo que estábamos haciendo detrás de todo el esfuerzo y horas de trabajo e inversión y definitivamente, nadie iba a cuidar al bebé mejor que el que había decidido tenerlo.

Pero siempre, hay un gran equipo detrás de todo, porque no se puede solo, a veces no será el mejor, será disfuncional, a veces solo ciertos miembros lo serán, pero también con el tiempo, o si tienes suerte, las personas correctas llegarán a ti, las que se ponen la camiseta y van casi casi de aquí al fin del mundo contigo sin quejarse y aportando, las que cuidarán tu negocio casi igual que tu y las que seguro serán o son las que han crecido contigo.

Una cosa más te diré, cada emprendimiento es diferente, único, porque todos lo somos, y las decisiones que tomamos o las oportunidades que creamos son las que marcarán nuestro camino.

Así que, aunque en este momento yo lo estoy y al mismo tiempo que lo escribo me lo repito a mi misma, no te desesperes, da lo mejor de ti, si no funciona, cambia, adáptate, busca, muévete, pero que el miedo, la angustia, los problemas y sobre todo los que no quieren trabajar contigo no te paralicen. Llega lejos y ve por los que están contigo, para que también lleguen lejos y disfrutes de la victoria acompañado.



Espero este primer post te sea de buena ayuda y muchas gracias por leerme :)


Con amor,

Marisol.

Foto tomada por la buenaza Mon Castro